Usted está aquí

E-commerce

E-commerce,  vender por Internet

Una alternativa a tener en cuenta a la hora de pensar en montar una empresa o crear nuestro propio empleo es el e-commerce, vender a través de Internet. Es una manera de empezar con una actividad comercial con una inversión inicial normalmente menor a la necesaria en el caso de los establecimientos comerciales, pero que se equilibra así que empieza a arrancar, con presupuestos de marketing y mejoras en la plataforma o página web.

digital_small

El e-commerce no tiene más secretos que los que se esconden detrás del arte de vender. La única diferencia es conocer el medio en el que se realiza, en lugar de un establecimiento físico en un lugar concreto de una población, se realiza en Internet a través de una página o plataforma web.

¿Qué ventajas aporta?

  • El mercado potencial es mucho más amplio. De hecho todos los internautas serán clientes potenciales.
  • La inversión inicial puede ser menor. Normalmente la inversión necesaria para iniciar el proyecto es menor, porque no se requieren partidas para adecuación de local, fianzas de alquiler, stocks, etc.
  • La posibilidad de cambiar. Quizás ésta sea la ventaja menos evidente pero seguramente es la más interesante. Y es que el hecho de las dos anteriores hace que la idea de negocio como tal pueda variar con más facilidad según cómo se den los resultados.

¿Qué desventajas incluye?

  • Desconocimiento del medio. Habitualmente los emprendedores no conocen el medio, Internet y mucho menos las técnicas de venta, promoción y difusión digitales, lo que se denomina Marketing digital.
  • Intangibilidad del proyecto. Si se está habituado a lo presencial puede generar bastante inquietud no realizar inversiones en equipamientos, en productos, etc. Además esta consecuencia puede conllevar la confusión entre la vida profesional y la personal ya que los medios con los que se controlará el negocio los tendrá al alcance permanentemente: teléfono móvil, tablet y ordenador.
  • Elevada competencia. Relacionada directamente con la ventaja de proporcionar un mercado mucho más amplio aparece la desventaja de una competencia muy notable, dispersa y que sabe muy bien lo que hace.
  • La complejidad de la logística. Una de las asignaturas pendientes del E-commerce en España, la logística como parte final del proceso que normalmente se subcontrata a un operador especializado.

Como en todo proyecto, las ventajas son discutibles y las desventajas también. Hay que defender las ventajas y evitar los inconvenientes:

Aprovechar las ventajas:

  • El mercado potencial es mucho más amplio. Pero solo se trata de una potencialidad. En un proyecto de E-commerce habrá que hacer una inversión importante en marketing digital y en contenidos. Con este presupuesto se podrá calcular el alcance potencial de consumidores a los que se podrá llegar.
  • La inversión inicial puede ser menor. Habitualmente es así, pero hay otros conceptos de gastos que no existen en el mundo "presencial" como los presupuestos en marketing y en la evolución de la página web. Una buena metáfora de un e-commerce es la de tener una fantástica tienda, con productos espléndidos, pero que no la tenemos situada en ninguna calle y por tanto, nadie la encuentra. Eso es lo que pasa cuando se emprende en Internet sin presupuesto de marketing.
  • La posibilidad de cambiar. Sí, pero para ello hay que ser consciente de esa posibilidad y estar dispuesto.

10010114_s

Montar un negocio e-commerce en Internet y no tener presupuesto en marketing es como tener una tienda fantástica, llena de productos espléndidos, pero que no está ubicada en ninguna calle y por tanto, nadie la verá. Una tienda en Internet es como una caravana y requiere de presupuesto en marketing para "desplazarla" hasta los ordenadores, tables y móviles de los clientes potenciales.

Evitar los inconvenientes:

  • Desconocimiento del medio. Habrá que aprender cómo funciona el medio y además confiar en otras personas especializadas.
  • Intangibilidad del proyecto. Las principales inversiones deben ir a la página web y el presupuesto de marketing. Si se modifican y se apuesta por inversiones presenciales que no aportan valor al proyecto se generará un problema.
  • Elevada competencia. La hay, eso es seguro. Pero debemos conocerla en profundidad y aprender de ella. Seguro que podemos encontrar nuestro valor diferencial.
  • La complejidad de la logística. Es cierto que acostumbra a ser uno de los pilares más débiles, porque se debe confiar en una empresa externa. La competencia está provocando mejoras muy importantes en esta área y ya es posible contratar con operadores especializados en la logística para e-commerce.

Algunos consejos si está valorando la posibilidad de crear una empresa basada en el e-commerce:21323146_s

  1. El medio no afecta a la esencia, el arte de vender también se basa en el arte de saber comprar. Si se compra bien y se vende bien el proyecto funcionará. El mejor vendedor es aquel que conoce muy bien el producto o servicio que vende.
  2. No venda lo que quiera vender, venda lo que quieran comprar. El foco no está en usted y en lo que quiere hacer, el verdadero foco está en lo que quieren comprar los consumidores.
  3. Si se emprende en Internet se deben priorizar las inversiones y los presupuestos en aspectos intangibles como la página web, el marketing digital, la creación de contenidos, etc.
  4. No desprecie a los competidores. Existen, lo puede dar por seguro. Hay que conocerlos, estudiarlos y aprender de ellos.
  5. Diseñe su idea a través de un canvas. Así podrá definir su modelo de negocio, puede encontrar más información en esta web.
  6. En Internet nada es fijo ni permanente, todo evoluciona. Usted deberá hacer lo mismo, emprender en Internet significa movilidad, dinamismo, es decir, cambio permanente.
  7. Haga, mida y aprenda. Y vuelva a repetir mejorándolo. En eso se basa la metodología Lean Start-up. Internet permite emprender con inversiones menores a las presenciales, pero para llegar a consolidar el modelo hay que aprender mucho, acumulará errores, y deberá salvarlos. Estos ciclos se llaman iteraciones, y debe saber que habrá muchas. Cuánto más rápidas sean, mucho mejor.
  8. Rodéese de talento. Complemente su perfil con la de otras personas que enriquezcan su idea. Cubran las necesidades en marketing digital, tecnología, producto, servicio al cliente, logística, etc.
  9. Toda la cadena de valor es suya. El éxito lo consigue aquella empresa que entiende que toda la cadena de valor está bajo su responsabilidad. Es decir, que tanto la compra, como la venta, la post-venta y la entrega en domicilio son susceptibles de su control y de mejora continua.
  10. Sepa qué delegar y qué no es delegable. El principal recurso limitador a la hora de montar una empresa será la disponibilidad horaria. Por tanto desde el mismo inicio deberá identificar qué asuntos y actividades son delegables y cuáles no lo son.