Usted está aquí

Un business angel puede ayudarte si necesitas financiación

Miércoles, 13 Septiembre, 2017

Ante la situación del mercado laboral son muchos los emprendedores que han optado por hacer realidad sus propias ideas. De este modo, se ha generalizado el fenómeno de las start-up, empresas de nueva creación con un fuerte componente tecnológico.

Pero como en todo, los inicios a veces no son fáciles, y en el mundo del emprendimiento una de las principales barreras es el acceso a la financiación. Ante esta situación, cada vez está proliferando más la figura del business angel, inversores privados con capacidad para invertir entre 25.000 y 500.000 euros en nuevas empresas.

La Asociación Española de Business Angels (AEBAN) define al business angel como un individuo que toma sus propias decisiones de inversión y que aporta su propio dinero, y en ocasiones su tiempo, a empresas no cotizadas promovidas por personas que le son ajenas. Aunque invierte en cualquier etapa del desarrollo, el business angel desempeña un papel fundamental en la creación de empresas innovadoras al apoyar a los emprendedores en las fases iniciales del ciclo de vida de sus empresas o start-up.

Según el “Informe business angels AEBAN 2017”, elaborado conjuntamente por AEBAN y el IESE, el 48% tiene entre 25 y 44 años, un 42% invierte en distintos ámbitos geográficos nacionales y un 32% tiene interés en el ámbito internacional. Sin embargo, solo un 9% de los business angels activos son mujeres.

En el libro “Buenas Prácticas de ángeles inversores: tácticas y estrategias de los ganadores”, Heinrich Liechtenstein e Istvan M. Fulop establecen cuatro tipologías de business angel:

Los jugadores. Son “emprendedores en serie” que ya han fundado y vendido una o varias de sus empresas. Son inversores oportunistas y dedican menos tiempo a las empresas que otros “ángeles”.

Los inversores mudos. Son igual de oportunistas que los jugadores, pero tienen un papel menos activo en las empresas en las que invierten. Acostumbran a estar al margen de la actividad y esperan a que la empresa les reporte beneficios.

Los inversores activos. Este perfil de inversores tiene un papel activo en la empresa que financian. Esto puede conllevar fricciones entre ellos y el emprendedor si su participación es muy significativa.

Los profesionales. Son inversores que, además de invertir económicamente, utilizan sus redes de contactos para maximizar el valor de las empresas de su cartera.

Un claro ejemplo de la efectividad de este tipo de inversores en las primeras fases de una compañía es que empresas de éxito como, por ejemplo, The Body Shop, Amazon, Skype, Starbucks o Google contaron en sus inicios con el apoyo de un business angel.

Publicado en el Blog de Adecco. Síguelo!