Usted está aquí

Nuevas Economías

Nuevas economías

Gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías y el incremento de la sensibilización por el medio ambiente, por aquello que se comparte, están surgiendo nuevos modelos de economía. Algunas de ellas pueden ser una oportunidad de negocio porque la necesidad existe y son necesarios nuevos escenarios para que se desarrollen.

La economía colaborativa es aquella que se basa en la interacción entre personas, en los procesos de intercambio, compraventa, de préstamos entre ellas. Normalmente generadas gracias al uso de tecnología que permite el acceso y gestión de muchos usuarios.

Ejemplos como wallapop donde se fomenta el intercambio de objetos, otros como lanzanos que es una plataforma de financiación de proyectos a través de los micromecenazgos, o iniciativas como som energia una cooperativa que produce y comercializa su propia energía, son testimonios de las oportunidades que la economía colaborativa ofrece. Todos ellos se basan en una solución tecnológica que agrupa y coordina a los miembros y su modelo de negocio se basa en la participación de todos ellos.

La economía circular, en cambio nace con el propósito de mejorar el medio ambiente y hacer un cambio en la filosofía del consumo, la obsolescencia programada y la gestión de los residuos. Su objetivo es el de recuperar los productos, el de reciclarlos y el de minorar los efectos negativos en el medio ambiente.

Ejemplos como los anteriores que fomentan el intercambio, pero también los que permiten compartir como blablacar que promueve el coche compartido como elemento de transporte, muchas aplicaciones que permiten reducir el papel, los envíos, los transportes, como la aplicación evernote de la que se cita en uno de nuestros recursos, son muestras de iniciativas de economía circular.

En este caso, las nuevas economías ofrecer un importante fondo de oportunidades de negocio que además reportan un beneficio a la sociedad más allá del de la viabilidad de una empresa.