Usted está aquí

Píldora 4

Viabilidad de la idea de negocio

El siguiente paso es analizar en profundidad todos los aspectos relacionados con tu idea de negocio.

Pero primero, partiendo de los datos del Estudio de Mercado anterior, realiza un análisis DAFO describiendo las Debilidades y Fortalezas que presenta tu idea de negocio y las Amenazas y Oportunidades que te ofrece el entorno en el que deseas implantar tu idea de negocio.

Análisis interno

Debilidades

Fortalezas

Análisis externo

Amenazas

Oportunidades

Tomando como referencia los resultados obtenidos en el análisis DAFO, podrás definir la estrategia que mejor se adapte a tus necesidades empresariales, empleando para ello el análisis CAME.

DAFO

Debilidades

Amenazas

Fortalezas

Oportunidades

CAME

Correguir

Afrontar

Mantener

Explotar

Estrategia

Estrategia de Reorientación

Estrategia de Supervivencia

Estrategia Defensiva

Estrategia Ofensiva

  • Estrategia de Reorientación: corregir debilidades en base a las oportunidades que ofrece el entorno.
  • Estrategia de Supervivencia: afrontar las amenazas del entorno sin que ello incremente las debilidades.
  • Estrategia Defensiva: orientada a mantener las fortalezas para hacer frente a las amenazas del entorno.
  • Estrategia Ofensiva: explota y profundiza en las fortalezas aliándose con las oportunidades.

Test de la idea

Tras comprobar qué oportunidades tiene tu idea, qué fortalezas tendrás que potenciar, qué debilidades solucionar y qué amenazas evitar, es momento de diferenciar si tu idea es una “buena idea” o si realmente es una “idea de negocio”, ya que alguna “buena idea” puede tener éxito, pero no todas se convertirán en un negocio consolidado.

Para comprobar la viabilidad de tu idea rellena el siguiente test de la idea. Si respondes a todo, o a la mayoría de cuestiones que se plantean de forma positiva, estarás listo para seguir.

Perfil personal

1. ¿Eres capaz de definir tu idea de forma clara?

2. ¿Has pensado en los objetivos que persigues con tu idea de negocio?

3. ¿Son unos objetivos, claros, estructurados y medibles?

4. ¿Conoces bien el campo de actuación donde se va a desarrollar tu idea de negocio?

5. ¿Satisface tu idea de negocio una necesidad no cubierta en el mercado?

6. ¿Existe suficiente hueco de mercado para implantar tu idea de negocio?

7. ¿El mercado en el que pretendes instalarte es un mercado consolidado?

8. ¿Has validado las ventajas competitivas de tu idea de negocio?

9. ¿Tu idea de negocio es original e incorpora algún componente innovador?

10. ¿Has recopilado información relativa al entorno en el que se va a desarrollar tu negocio?

11. ¿Conoces el perfil tipo de cliente al que está dirigido tu producto o servicio?

12. ¿Has analizado a tu competencia?

13. ¿Has evaluado si tu idea tiene posibilidad de evolución en el futuro?

14. ¿Será tu negocio capaz de amoldarse a los cambios continuos que experimenta el mercado?

15. ¿Dispones de recursos necesarios para poner en marcha una actividad empresarial?

16. ¿Tienes previsto los problemas que pueden hacerte fracasar?

17. ¿Has desarrollado un plan para solucionarlos?

Conocer mi resultado

Tareas pendientes

Analizar y desarrollar en profundidad tu idea de negocio. Realiza un primer análisis de tu idea empresarial y define el tipo de empresa que quieres crear.

Comprueba la viabilidad de tu idea de negocio. Esto te facilitará la decisión de si merece la pena continuar adelante o si por el contrario, es momento de recapacitar y cambiar aquello que hace que puedas fracasar. Aún quedan muchos aspectos (financieros, laborales, fiscales…) que se desarrollarán y estudiarán en detalle en el Plan de Empresa.

Destacar el valor diferencial de tu proyecto empresarial. Una idea de negocio que aporte más valor al cliente te permitirá diferenciarte de la competencia.