Usted está aquí

5 consejos de ciberseguridad para PYMES

Miércoles, 17 Enero, 2018

Ojo con los incidentes en ciberseguridad, puede provocar pérdida de reputación

 

En el día a día de nuestro trabajo, debemos «poner los cinco sentidos» ante cualquier amenaza que pueda derivar en un incidente de seguridad en nuestras organizaciones que puedan suponer daños a nuestros negocios, a las personas o a los sistemas de información.

Debemos anticiparnos y prevenir los efectos de estos incidentes. Para ello nos pondremos «manos a la obra» utilizando todos «nuestros sentidos» para implantar medidas encaminadas a la generación de confianza en nuestros clientes, que generen una buena imagen y reputación como empresa. De esta forma, será menos probable que suframos un incidente de ciberseguridad, y en el caso que se produzca los daños serán menores y no se echará por tierra todo el trabajo realizado.

La generación de confianza de nuestros clientes requiere de mucho tiempo, esfuerzo y trabajo, pero perder todo este trabajo por un incidente de seguridad fácilmente subsanable con una medida básica de seguridad puede ser complejo y, lo que es peor, muy difícil de volver a recuperar.

Para mitigar la mayoría de los incidentes de ciberseguridad que se nos pueden presentar, y que tanto daño pueden causar, debemos poner los cinco sentidos, aplicar mucho «sentido común» y no descuidar la seguridad de nuestro negocio, asegurando:

  • Las comunicaciones realizadas con nuestros clientes y proveedores para que no sean interceptadas ni manipuladas;
  • Los dispositivos tecnológicos desde los que gestionamos información y los servicios asociados para que únicamente tengan acceso a los mismos las personas autorizadas a ello; 
  • El cumplimiento de la legislación y normativas a aplicar dependiendo del tipo de negocio o actividad, como la LOPD para la protección de datos personales y la LSSI en caso de realizar transacciones online.

Pero ninguna medida que se proponga será efectiva si no tenemos «sentido común». Para ello debemos de trabajar para que no sea el «menos común de los sentidos» a través de la concienciación e implicación de todo el personal de la empresa para que «pongan los cinco sentidos».