Actualidad

Cuales son los obstáculos para emprender en España.

Una aproximación de lo qué no funciona en la creación de empresas.


martes, julio 30, 2019

¿Por qué cuesta más que en Reino Unido o Alemania? Expertos y jóvenes empresarios coinciden en que un primer obstáculo es la falta de habilidades emprendedoras, que el sistema educativo español no fomenta. La joven generación, que ha visto a sus padres perder los empleos por la crisis, está dispuesta a emprender, pero que les faltan incentivos. Lo que se aprende en primaria, en secundaria y en la universidad va en contra o no tiene nada que ver con el emprendimiento. El sistema educativo en España respecto del estadounidense, le falta la enseñanza de  las habilidades tales como la tolerancia al riesgo, resiliencia, proactividad, adaptabilidad, liderazgo, comunicación, inteligencia emocional, negociación, creatividad, resolución de conflictos, fijación de objetivos, toma de decisiones.

En otros países se asume de primeras que nadie triunfa. Que un negocio no vaya a buen puerto no es un fracaso, forma parte del proceso de aprendizaje para que el siguiente negocio salga mejor, asegura. En España, si la primera vez te sale mal, quedas endeudado de por vida, es un horror y un drama familiar.

Pero con animarse a emprender no basta. Algunos jóvenes empresarios españoles cometen un error básico: no validar la idea a tiempo. Los emprendedores tardan mucho en lanzar su producto porque esperan que esté todo a la perfección. Muchas veces vemos que se pasan incluso años con el mismo producto sin haberlo lanzado para ir testando que las cosas van funcionando. Es clave saber que el producto o servicio que se está desarrollando es una solución a un problema real.

Ve a vendérselo a un cliente con un PDF y, si te lo compra, lo haces. Va en contra del sentido común pero, una vez que lo entiendes, facilita mucho las cosas. Te puede pasar un año y medio haciendo experimentos y confrontándolos con posibles clientes hasta que llegaron al germen del negocio. Después de eso seguirás haciendo ajustes.

La flexibilidad a la hora de constituir el negocio también importa. En Reino Unido, por ejemplo, se tardan 4,5 días de media para iniciar un proyecto y no se requiere capital mínimo, según el informe Doing Business 2018 del Banco Mundial. Esa clasificación del Banco Mundial ubica a España en el puesto 86 de 190 en facilidad para empezar; Reino Unido es el el séptimo país con mayores oportunidades. Debería ser igual de sencillo que abrir una cuenta de correo electrónico, pero para eso necesitas que toda la Administración sea digital y que todos los actores estén en este siglo.

Tras la creación, hay que tener en cuenta las cargas impositivas que una start-up tiene que asumir, empezando por la cuota de autónomos para empresarios individuales. Y cuando empiezas a prosperar un poco más, contratar es carísimo. Hay ayudas, pero no están pensadas para las empresas pequeñas. Un inspector de Hacienda va aun  espacio de coworking y cuanto pregunta  cuántos metros cuadrados tiene la empresa, se sorprende de que hay empresas que no tiene ni mesas ni sillas compradas.  o pregunta por un almacén, cuando lo que producen es un  si producimos software. Es el siglo XXI hablándole al siglo XX.

Una vez validada, la idea encontrará dinero si es buena, según los expertos. Aunque la financiación en España es escasa, se está profesionalizando a gran velocidad. Cada vez hay un mayor número de fondos de capital riesgo que cuentan entre sus inversores con emprendedores de éxito.

Si una idea tiene un mínimo de tracción y se puede probar su viabilidad, la financiación está ahí. Tendrás que hablar quizá con 20, 30, 40 potenciales financiadores. Muchas veces el emprendedor dice que falta financiación porque ha hablado con 40 inversores que le han dicho que no, pero a lo mejor le queda por hablar con otros 40. Si ha hablado con 80 y los 80 le han dicho que no, puede ser que todos tengan una falta de visión increíble o puede ser que el emprendedor esté muy equivocado en lo que está desarrollando.

Las dificultades de financiación aparecen, sobre todo, en la etapa de crecimiento de las empresas. Debe haber mas medidas de respaldo de fondos públicos a la financiación y más fomento a la inversión privada en esa fase. La ley solo permite a los inversores que inviertan en empresas de reciente creación obtener una deducción del 20% en el IRPF. Esta deducción fiscal beneficia la inversión de particulares en startups en capital semilla, pero es limitada y no apoya a aquellos inversores que quieran apostar por empresas más desarrolladas. La gran diferencia que tenemos con Silicon Valley son los medios y la convicción. Allí, cuentan con una apuesta incondicional por el ecosistema emprendedor.

No obstante hay un cambio de actitud en España, donde el emprendimiento ha estado poco más que denostado: el empresario era un explotador, que buscaba su riqueza por encima de todo. Ahora, observa que la palabra emprendimiento se pone de moda: Cada vez se habla más, se le da más protagonismo al emprendedor como una persona que no está buscando ser millonario, sino que está buscando cubrir una necesidad, crear empleo y riqueza en la sociedad.

La probabilidad de que el primer emprendimiento fracase es el del 50%, según el Mapa del Emprendimiento publicado en septiembre por Spain Startup. Quizás eso explica por qué el 60% de los emprendedores tiene que romper su hucha –o la de sus familiares y amigos– para iniciar su negocio. ¿Por qué un inversor apostaría por financiar una empresa incipiente?

Un inversor suele mirar balances y extraer de ahí proyecciones, pero en el caso de empresas en etapas tempranas eso no existe. En esos casos lo primero que evalúan es la idea y qué grado de innovación tiene. También analizan si el equipo es capaz de escalar el negocio para que se convierta en una máquina de crecimiento de clientes. Hay equipos muy potentes, con ideas bonitas, con un potencial de mercado enorme pero que no están preparados, en ambición y potencia, para hacer crecer el negocio. Invierten mucho en la ingeniería de productos y tienen que invertir más en la ingeniería comercial.

Por ultimo, hay que entender qué tipos de inversores hay ahí fuera y saber cómo proponerles a cada uno de ellos algo que les dé un retorno en función de sus motivaciones y sus expectativas. ¿Cuál es el inversor adecuado para la etapa en la que estoy y el tipo de negocio que tengo?”. Los buenos proyectos no van a carecer de fondos.

PLAN 14 | Especial Transporte & Logística

Plan Magazine 10