Actualidad

A la hora de emprender: ¿se ha de ser frío o apasionado?.

Una parte del éxito reside en saber cuándo debemos guiarnos por la frialdad o la pasión.


jueves, septiembre 5, 2019

Un factor que puede condicionar el éxito o fracaso de los proyectos es la gestión de emociones en el emprendimiento. Y  la forma en la que se desarrollen ante retos, ya sea en momentos de crisis y a diario. Se debe saber las consecuencias que puede implicar tener un comportamiento más frío o más pasional. Además, también es importante como el resto de personas gestionan sus emociones a la hora de elegir socios, encargar tareas a los empleados, buscar proveedores, etc. 

La pasión puede favorecer la curiosidad y el deseo de adquirir conocimientos, experiencias, destrezas, contactos con otras personas y organizaciones. En otros casos, lo que llama es a estudiar y comprender cuál es la esencia que merece la pena preservar del negocio. Sin embargo, uno de los mayores riesgos es que la retroalimentación entre emociones personales y experiencias empresariales pueda llevar círculos viciosos. En este tipo de emprendedores es más sencillo que los problemas personales pasen a la esfera empresarial y viceversa.

Por otro lado, no siempre las respuestas de clientes, proveedores, socios, empleados, etc. son tan entusiastas como sus propuestas. Muchos buenos proyectos se pierden por encontrar un ambiente demasiado escéptico.

Presentan carencias de conocimiento en ambientes de incertidumbre y tienden a suplir ese deficit  con emociones. En ese ambiente, a los emprendedores más fríos les cuesta más visualizar el futuro y realizar proyecciones. No obstante, suelen ser perfectamente conscientes de la importancia de los aspectos emocionales del negocio. Incluso pueden tener una idea de cómo transmitirlos. Sin embargo, les puede resultar complejo resultar creíbles, dada la distancia emocional que mantienen.

-Como conclusión, no hay un perfil ideal de uno sobre el otro pero conviene tener presente las características de cada perfil a la hora de emprender puesto que es una sucesión continua de retos, ante los cuales no siempre la racionalidad y las emociones caminan en la misma dirección. Una parte del éxito reside en saber cuándo debemos guiarnos por la frialdad o la pasión. Es imprescindible ser conscientes de las implicaciones de actuar de una u otra forma.

PLAN 13 | Especial Liderazgo femenino

Plan Magazine 10